Miércoles 12 de agosto de 2020 | Año XI Nro. 3696
DIPUTADOS PCIA. BS. AS.

MUNICIPALIDAD HIPOLITO  YRIGOYEN

pinta magazine
Cooperativa de agua potable

la bancaria

Signos Nueva
 
 

Marcelo coiffeur: un peluquero de ley en su vigésimo aniversario

10-07-2010 19:18 | Marcelo Gutiérrez cumple este mes veinte años con la profesión. En un mano a mano con Hendersonline habla de su trabajo, la familia y los amigos. Pasen y lean

Durante años todos pudimos ver su local con la luz prendida y lleno de clientes y amigos hasta altas horas. Nunca de mal humor, siempre recibiendo a todos con una sonrisa, llamando a cada uno por su nombre y acordándose del turno que le había dado. Pasaron 20 años del primer corte de pelo y él sigue igual, inalterables la sonrisa y la buena onda. Un negocio que perdura tanto tiempo es consecuencia de la buena predisposición de su dueño: Marcelo Gutiérrez, peluquero, 20 años de profesión.

-Marcelo, este mes cumplís 20 años en tu profesión, contanos qué sensación te genera esto.

Sí, así es. Para mí es muy importante, porque me costó muchos años de trabajo llegar adonde estoy hoy y poder contar con toda la clientela que tengo. No se hace en un solo día, sino que se logra remándola día a día; por eso estoy tan agradecido con la vida, que me dio esta oportunidad de trabajar en lo que me gusta.

-¿Cómo fue el comienzo? ¿Cuándo te diste cuenta de que era lo que realmente te gustaba?

-Hace 20 años, el 29 de julio de 1990, comenzaba en este rubro, en un localcito alquilado en la calle Mariano Moreno entre España y 1º de Mayo. Todo era muy distinto: estaba soltero y tenía que tener mucha paciencia, porque la cantidad de clientes no era la misma que ahora. Me pasaba horas y horas sentado esperando a que se acercaran a mi negocio; y bueno, así, poco a poco, me fueron conociendo.
¿Cómo me di cuenta de que era lo que me gustaba? No sé, simplemente ofrecieron enseñarme. Y luego fui perfeccionándome poco a poco, día a día, porque este oficio necesita que uno se vaya actualizando siempre; así que aprovecho cada curso de perfeccionamiento que se me presenta.

-Tus horarios son un poco diferentes de los del resto de la gente, llegás a estar hasta las 11 de la noche. ¿Cuál fue el día que más tarde cerraste? ¿Qué te dicen en casa?

Los horarios de un negocio los pone uno. Siempre digo lo mismo: uno acostumbra a sus clientes a determinado horario, por eso parece que mi negocio trabaja a deshora. El día que más tarde llegué fue un sábado, a las 3 de la mañana; pero los sábados siempre trabajo hasta muy tarde, gracias a Dios.
En mi casa me apoyan en lo que hago, siempre estuvieron conmigo, aunque al principio era muy difícil, sobre todo cuando mis hijos eran chiquitos y yo tenía que estar todo el día fuera de mi casa y vivíamos lejos de mi negocio. Pero las cosas fueron mejorando a medida que fueron pasando los años, y hoy puedo decir que mi trabajo dio sus frutos, porque tengo mi casa propia, construida, por supuesto, con mucho esfuerzo.

-Después de tanto tiempo en el mismo rubro, ¿te pasó de decir alguna vez "estoy cansado"?

Por supuesto que muchas veces digo que estoy cansado, pero cuando vuelvo a mi casa descanso y al otro día ya recuperé mis fuerzas para seguir trabajando. Tengo que estar muchas horas de pie, y tener mucha memoria para acordarme de los turnos que doy.

-¿Vas a realizar algún festejo en particular por los 20 años?

En realidad, no, porque son tantos los amigos y clientes que me conocen, que no me gustaría quedar mal con ninguno, pero desde ya les agradezco a cada uno de ellos por creer en mí todos estos años.

-Para finalizar, ¿tenés alguna anécdota para contarnos?

Anécdotas tengo muchas, pero creo que la siguiente es la que nos marcó más a mi familia y a mí. Hace exactamente 15 años me ofrecieron la oportunidad de trasladar mi peluquería a un local más céntrico, que es el que me encuentro ahora; para aquellos que no me conocen, se ubica en la calle Sarmiento y Almafuerte. Bueno, el 29 de diciembre de 1994 estábamos con mi esposa, embarazada de 9 meses de mi hija Violeta, terminando de organizar todo para la reinauguracion de la peluquería para el día siguiente, cuando no sé qué pasó y se nos cayó la persiana del frente del salón. Esa persiana es la única salida a la calle que tiene la peluquería, ya que la parte de atrás del salón da a la casa de familia de la dueña, que justo en ese momento estaba de viaje. Mi esposa, que tenía fecha para el otro día para internarse, empezó a sentirse mal y a tener contracciones. Fue muy feo, porque no podíamos salir para ningún lado. Entonces empecé a gritar pidiendo ayuda, hasta lograr que nos rescataran. Al otro día nació mi hija Violeta, con muy buena salud, gracias a Dios, y todo quedó como una buena anécdota. Siempre le decimos a ella que casi nace dentro de la peluquería.

-Muchas gracias.

Gracias a ustedes. Y quiero agradecer principalmente a mi esposa, que me espera siempre con la comida, sin importar la hora que llegue. También a mis tres hermosos hijos: Violeta, Conrado y Germán. Y, por supuesto, a toda mi familia. Tampoco quiero olvidarme de  mis amigos, y de todos los clientes que han pasado en todos estos años por mi peluquería; les pido que no se ofendan por no nombrarlos, pero no quiero olvidarme de ninguno. Gracias, muchas gracias a todos.

 
Cooperativa El Progreso SOLER sin precio diciembre 2019 hcnet grafica MARTIN PALAZZO 1

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Morada-IT : Diseño y Desarrollo Web
(C) Copyright 2010 - Todos los derechos reservados - Registro DNDA: RL-2019-55943897-APN-DNDA#MJ 
Domicilio legal: Calle 37 Nro. 479, La Plata, Pcia. de Buenos Aires
Correo electrónico: info@hendersonline.com.ar