Domingo 17 de diciembre de 2017 | Año VIII Nro. 2727
| | | |
Cámara de Diputados

municipalidad cortés
Cooperativa de agua potable

la bancaria
 
 

Presencia hendersonense en el Encuentro Diocesano de Jóvenes

10-10-2017 09:22 | 

Se realizó este año en la localidad de Bragado, entre el sábado 7 y el domingo 8 de octubre. Con el lema "En tu nombre", participaron más de 500 adolescentes y jóvenes, que renovaron su fe cristiana. Entre los concurrentes estuvieron once hendersonenses, pertenecientes al grupo de jóvenes de la parroquia Santa Teresita denominado  "Copa te con Jesús" (foto). Compartimos las gacetillas al respecto suministradas desde la Diócesis de 9 de Julio

 

 

 

 

 

 

 

 

ENCUENTRO DIOCESANO DE JOVENES 2017

Más de 500 jóvenes pasaron por Bragado

 

Bajo el lema “En SU nombre”, más de 500 adolescentes y jóvenes de toda la diócesis renovaron su fe cristiana este fin de semana en Bragado.

 

La Pastoral Juvenil de la diócesis de Nueve de Julio organizó un multitudinario encuentro de adolescentes y jóvenes en Bragado que se extendió durante el sábado 7 y el domingo 8 de octubre.  Congregó a más 500 jóvenes procedentes de los 17 distritos que conforman esta vasta diócesis del noroeste bonaerense con la finalidad de que vivan alegremente su fe y la proyecten con valentía en su contexto social.

 

La apertura del encuentro se realizó el sábado 7 de octubre en el Colegio San José. La primera jornada continuó por la noche en la parroquia Santa Rosa de Lima, momento en el que compartieron la Adoración Eucarística, algunos testimonios y luego de la cena, momentos recreativos.

Durante los dos días que permanecieron en Bragado, los jóvenes desarrollaron diferentes actividades misioneras en los barrios de las parroquias San Martín de Porres y Santa Rosa de Lima, tales como visitas a los vecinos, al Hogar de Ancianos y organización de actividades recreativas. 

El domingo por la mañana  hubo una marcha desde el Colegio hasta la plaza Eva Perón y finalizó con la misa de clausura presidida por Monseñor Ariel Torrado Mosconi en San Martín de Porres.

 

 

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

 

El obispo exhortó  a los jóvenes a lanzarse a la vida con amor, generosidad y esperanza

 

El obispo de 9 de Julio, monseñor Ariel Torrado Mosconi, exhortó a los jóvenes  a “no tener miedo de abrir las puertas de su corazón a Cristo” y a “lanzarse al mar de la vida” con “amor, alegría, generosidad y esperanza”.

Lo hizo durante el encuentro diocesano que se realizó durante el sábado 7 y el domingo 8 de octubre en la localidad bonaerense de Bragado y que congregó a medio millar de jóvenes de los 17 distritos del noroeste bonaerense que conforman la diócesis de 9 de Julio.

Durante la misa  de cierre  el prelado habló sobre los “fantasmas” de la falsa felicidad. “Una vida plena, no es la que se alcanza con la fama, el poder, el éxito, el dinero ni mucho menos la que ha caído en el desgano, la desilusión y la apatía”, destacó. “El verdadero triunfo en la vida consiste en dar frutos de amor, alegría, generosidad y esperanza”.

Por eso  en la homilía dominical los invitó a “remar mar adentro” y a “no quedarnos en la orilla tranquila o desierta de la vida, en la comodidad o el sin sentido de la existencia. La vida, el mundo y la historia son un inmenso mar: no podemos rehuirle, no podemos negarlo, no podemos evadirnos. Vale la pena remar mar adentro aunque haya tormenta o sea de noche, aunque haya crisis o no veamos claro”.

Finalmente se refirió al lema del encuentro,   “En SU nombre”  y alentó a los adolescentes y jóvenes  a “no tener miedo de lanzarse al mar de la vida sin soltarse ni olvidarse de Jesús.  Ahí está la clave, ese es el secreto”, concluyó.

 

-----------------------------------------------------------------------

 

 

 

 

Cultivar la viña y remar mar adentro: todo en el nombre del Señor

(Is 5,1-7; Sal 79, 9.12-16; Flp 4,6-9; Mt 21,33-46)

 

Dos bellísimas imágenes cargadas de simbolismo, significado y sentido se nos presentan en la celebración eucarística de este día: la viña y el mar.

Las lecturas de Palabra de Dios nos proponen la imagen de la viña. No forma parte de nuestro paisaje bonaerense pero fácilmente la podemos imaginar. Y es bueno que cerremos nuestros ojos e imaginemos ese ancho campo en el que crece la vid de donde salen las uvas para el vino. Cuesta trabajar la tierra reseca. Cada plantita es muy delicada. Hay que cuidarla con mucha dedicación. Regarla en su medida, podarla cuando es oportuno y mantenerla libre de malezas.

¡Así es nuestra persona, nuestra vida, nuestra alma! No somos una casualidad, no nacimos por azar. Venimos del amor de Dios. Somos una semilla que ha germinado, otros la han cultivado. Vamos creciendo hasta dar el fruto de la uva que se transforma en vino. El vino es símbolo de la alegría, la abundancia y la esperanza. Una vida plena, realizada, no es la del que ha alcanzado la fama, o el poder, o el éxito, o el dinero ni mucho menos la que ha caído en el desgano, la desilusión y la apatía. El triunfo, ganar en la vida, es dar frutos de amor, alegría, generosidad y esperanza. Ese es el fruto bueno de la viña bien cultivada.

Esta comparación de la Biblia nos invita a tener dos actitudes. En primer lugar, a dejarnos cultivar por Dios. Es decir, dejar que la luz de su Evangelio nos ayuda a madurar, que la savia de la Eucaristía y los sacramentos nos den la verdadera energía, vitalidad, fuerza, dejar que aquellos que nos quieren bien nos vayan podando de nuestros errores o cuidándonos con el cariño y la ternura del buen viñador. Y, en segundo lugar, a ser viñadores unos de otros. O sea, cultivarnos, cuidarnos, acompañarnos, motivarnos, corregirnos, curarnos mutuamente. El individualismo genera indiferencia y esta lleva a la soledad y la desesperanza. Si nos ayudamos unos a otros, si superamos el individualismo, vivimos y ganamos todos.

Este año, desde la Pascua Joven, hemos ido meditando aquella página del Evangelio que evoca la pesca milagrosa de Jesús y los Apóstoles. La invitación es remar mar adentro para no quedarnos en la orilla tranquila o desierta de la vida, en la comodidad o el sin sentido de la existencia. La vida, el mundo y la historia son un inmenso mar: no podemos rehuirle, no podemos negarlo, no podemos evadirnos. Vale la pena remar mar adentro aunque haya tormenta o sea de noche, aunque haya crisis o no veamos claro. ¡Y siempre “en su nombre”! Ahí está la clave, ese es el secreto. Apoyados en la certeza de ese nombre, animados por la fuerza de ese nombre, entusiasmados por la alegría que da ese nombre nos animamos a la aventura, a la generosidad, a remar contracorriente por el amor de su nombre. Ese nombre es Jesús. Él es el camino, la verdad y la vida. El amor verdadero. El nombre que está sobre todo nombre.

Estas dos imágenes nos ayudan a darnos cuenta que la vida es un don y una tarea. Es un verdadero llamado, una auténtica vocación. Un don a cultivar, cuidar y trabajar. Un llamado a desplegar y desarrollar la existencia apoyados siempre en el nombre del Señor. Precisamente el tema del próximo Sínodo al que ha llamado el Papa será “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. En estas reuniones el Papa llama a reflexionar sobre los temas más importantes y urgentes para la evangelización, como hizo hace algún tiempo con la cuestión de la familia. Este encuentro nos ayuda a entrar en tema. Son temas vitales. ¡En mi adolescencia o en mi juventud la fe en el nombre de Jesús me ayuda a discernir mi vocación de vida, mi lugar en el mundo, un rumbo para la existencia!

Queridos chicos y chicas: san Juan Pablo II -que tanto amaba a los jóvenes- no se cansaba de decirles siempre tres palabras: “no-tengan-miedo” ¡No tengan miedo de abrir las puertas de su corazón de par en par a Cristo! ¡Dejen que Dios mismo vaya cultivando la viña de nuestra propia vida! ¡No tengan miedo de lanzarse al mar de la vida sin soltarse ni olvidarse de Jesús!

Y el Papa Francisco no deja de hablarnos y llamarnos a regalar al mundo “la alegría del Evangelio”. Porque hay mucho dolor y tristeza en el mundo, hace falta tanta alegría. Y los jóvenes pueden y tienen que llevarla. Lo hacen cuando se dejan cuidar y cultivar por Dios, cuando no tienen miedo de vivir en su Nombre. Termino invitándolos, llamándolos, exhortándolos con las mismas palabras de san Pablo a los cristianos de Filipos que resonaron en la segunda lectura de hoy: “¡Pongan esto en práctica, y el Dios de la paz estará con ustedes!”.

 

 

 
ARBA NOVIEMBRE 2017 SOLER NOVIEMBRE VALE banda separadora banner cooperativa el progreso septiembre nuevo COLEGIO DE ESCRIBANOS DEFENSOR DEL PUEBLO hcnet VIKY eva catering Estudio Tecnologia creativa

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Morada-IT : Diseño y Desarrollo Web
Domicilio legal: Calle 37 Nro. 479, La Plata, Pcia. de Buenos Aires
Correo electrónico: info@hendersonline.com.ar