Miércoles 2 de diciembre de 2020 | Año XI Nro. 3808
DIPUTADOS PCIA. BS. AS.

MUNICIPALIDAD HIPOLITO  YRIGOYEN

MARTIN PALAZZO 1
Cooperativa de agua potable

la bancaria

pinta magazine
 
 

A través de Carmen Aguilera saludamos a enfermeras y enfermeros en su día

21-11-2020 02:30 | 

El 21 de noviembre se celebra en Argentina el Día de la Enfermera. Con motivo de ello, cada año Hendersonline saluda a todas las personas que ejercen esta profesión, en especial a quienes se desempeñan en nuestro pueblo, a través de un diálogo con una de ellas. En esta oportunidad elegimos a Carmen Aguilera, quien lleva dieciséis años ininterrumpidos de actividad en el hospital municipal Saverio Galvagni.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En su infancia en la estancia San Carlos, ubicada en Patricios, partido de Nueve de Julio, que le dejó como temprana marca indeleble la pérdida de su progenitor cuando apenas ella tenía ocho años, ya había descubierto su vocación. “Yo jugaba a la mamá pero no era la mamá, era la enfermera que curaba a los bebés a mis hermanos, éramos cinco hermanos. Los bañaba, era como un cuidado extra”, cuenta Carmen. Y cuando su papá enfermó, “yo ayudaba a mi mamá a cuidarlo. Mi primer paciente fue mi papá”.

 

Llegada desde Comodoro Py, partido de Bragado, junto a su esposo e hijos, Carmen se radicó en Henderson en los últimos años de la década del 90.
Alentada por las hijas de una persona mayor a la que acompañaba y un por entonces futuro compañero de trabajo y actual profesor comenzó a estudiar Auxiliar de enfermería, en la otrora Casa de Campo, hoy Escuela de Educación Estética Lola Mora. A los 7 meses de iniciados esos estudios empezó a realizar prácticas en el hospital Saverio Galvagni. Transcurría el año 2000.

 

En las dos décadas que pasaron desde aquellos hasta estos días, la protagonista de la nota con Hendersonline por el Día de la Enfermera 2020 se capacitó a través de diferentes cursos; entre ellos, sobre neonatología, oncología y  salud mental. Y actualmente se encuentra en segundo año de la Tecnicatura Superior en Enfermería, carrera que estudia en el CRUD (Centro Regional Universitario de Daireaux). En 2019 cursó de forma presencial, y realizaba las prácticas en el hospital de la vecina localidad. A raíz de la pandemia mundial, el segundo año lo atraviesa de manera virtual. Uno de sus profesores es una de las personas que, como señalamos más arriba, la alentó cuando asomaba el nuevo siglo a estudiar Auxiliar de enfermería: el vecino Dave Pizarro. 



Hogar San José y hospital Saverio Galvagni, su segundo hogar


En 2002 empezó a trabajar en el hogar contiguo al nosocomio que tiene entrada principal por calle Urquiza, al que llegó dos años después y donde lleva dieciséis ininterrumpidos. Además de enfermera de piso, Carmen Aguilera
viaja acompañando a pacientes que son trasladados de urgencia y concurre a cumplir tareas en distintos eventos, como, por ejemplo, carreras de bicicletas y el festival Henderson Canta. También lo ha hecho en algunas capacitaciones, por caso, una organizada por Bomberos Voluntarios de nuestro pueblo.



Momentos alegres y no tantos, la vida y la muerte

Invitada a recordar algún momento alegre en sus casi veinte años de profesión que pueda destacar por encima de otros, la enfermera que descubrió su vocación de pequeña trajo a su memoria el nacimiento de su nieta, Lupe. Cuenta que estaba trabajando en el piso con una compañera, Dorita Galdos, y ésta tuvo que ir a la guardia. Entonces, cuando llamaron de sala de partos fue Carmen. Concurrió convencida de que iba a dar a luz otra mujer. Se dio cuenta de que quien llegaba al mundo era su nieta cuando escuchó la voz de su hija diciéndole: “¡Ay, mamá, no doy más”! El parto de Carina se había adelantado y la flamante abuela, sorprendida y feliz a la vez.

Como contracara del grato recuerdo no vacila en afirmar que los momentos más tristes que le ha tocado enfrentar laboralmente han tenido que ver con el fallecimiento de bebés.

Y más de una vez, la alegría y la tristeza han estado separadas por una línea muy delgada. “Me ha tocado salir de una habitación de recibir a un bebé y encontrarme en un pasillo a personas llorando porque acababa de fallecer un familiar”, explica.


En cuanto a qué le gusta más de su trabajo, Carmen define que “lo mejor de enfermería es trabajar en equipo para el bien de la sociedad; no sólo el enfermo hospitalizado, sino el individuo sano en la comunidad”. Resalta además la armonía y buena relación con todo el personal del hospital, donde este viernes tendrá lugar el tradicional brindis, aunque en esta oportunidad, adaptado a tiempos de coronavirus.

 


Bautismo de fuego y paciente enamorado

Estando de servicio durante la primera semana de haber empezado a trabajar en el hospital Saverio Galvagni reciben aviso en el centro de salud de que un vecino estaba tirado en la vía pública. Cuando llegaron al lugar, al buen hombre no lo podían tener en pie, debido a su estado de beodez. Llevaron en ambulancia al caballero al nosocomio y la hicieron quedar un buen rato al cuidado del señor. Las agujas del reloj pasaban sin que le dieran ninguna indicación. Entonces, en un momento le preguntó a la doctora Vázquez qué tenía que hacer. La médica le respondió que ya estaba bien, que al vecino lo dejaban ir a la casa. Y le auguró buena carrera como enfermera: “Si toleraste esto vas a tolerar cualquier cosa”.

 

Otra anécdota que recuerda de inmediato la protagonista de la nota está relacionada, también, con un hombre pasado de copas, pero esta vez, con cama adentro. Llegó una noche, con hipertensión y sangrado nasal. Cuando Carmen tomó el turno y entró en la habitación del sujeto, éste estaba todo manchado con sangre y se había quitado los vendajes. Sin dudar lo lavó de pies a cabeza y le cortó el cabello, la barba y hasta las uñas de los pies. La amabilidad con que la enfermera le dispensó la higienizada fue un flechazo para el corazón en guardia baja del internado. Tanto que los días siguientes a ser dado de alta seguía yendo al nosocomio y dejaba en  la guardia chocolates y caramelos para que se los entregaran. Los dulces obsequios eran recibidos por Marta Cruz, quien “cobraba peaje” y a la destinataria de los mismos entregaba  solamente una parte de la golosina llevada por el enamorado.

 


Trabajo y empatía en pandemia


Dejamos para el final el testimonio de Carmen relacionado con la tarea cotidiana en este año marcado por el COVID-19, donde el personal de salud en general ha venido estando en la línea de fuego permanentemente.

Asegura que no ha sentido miedo de enfrentar su labor durante estos m eses de pandemia. “Siempre supe que en este trabajo estás propenso a contagiarte alguna enfermedad infecciosa”, dice. En todo caso, el temor es de “traer el virus a mi casa, contagiar a mi familia”.  Sí ha tenido en cada momento “respeto hacia uno y hacia el otro”, sí. Por eso, al igual que el resto de trabajadoras y trabajadores de sanidad, ha reforzado la protección para desempeñar su actividad diaria. “Hubo que acostumbrase a estar ocho horas o diez horas con barbijo, bata y camisolín”, apunta, como ejemplo de ello. “Pero te aseguro que tengo más miedo de contagiarme fuera del hospital que adentro, porque en el hospital somos muy cuidadosos; siempre está el compañero que te dice ‘sacate los guantes, lávate las manos, ponete alcohol”, completa al respecto.

Por último, la enfermera que si volviera a nacer elegiría nuevamente ser enfermera “sin dudarlo”, afirma que en este contexto de pandemia, no se ha privado en más de una ocasión de darle un abrazo a alguna persona internada que había sido informada que era positiva para COVID-19 y se escuchaba su llanto desde el pasillo. “Yo me visto y a más de uno me he acercado a la cama y le he dado la mano o le he dado un abrazo. Esa contención, de decirle ‘estoy acá, no estás solo’, es lo que esa persona necesita.  Por supuesto, protegiéndome con todo, con escafandra, con barbijo, bata, gorro, guantes. Y salgo de esa habitación, rocío toda la ropa con alcohol y la tiro”, describe.

 


Hendersonline agradece y saluda en este día especial a Carmen Aguilera y al resto de enfermeras y enfermeros de nuestro pueblo.

 

 
SENADO PLASMA Cooperativa El Progreso SOLER sin precio diciembre 2019 AUTOELEVADORES hcnet

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Morada-IT : Diseño y Desarrollo Web
(C) Copyright 2010 - Todos los derechos reservados - Registro DNDA: RL-2019-55943897-APN-DNDA#MJ 
Domicilio legal: Calle 37 Nro. 479, La Plata, Pcia. de Buenos Aires
Correo electrónico: info@hendersonline.com.ar